Esto no tiene que ver con las olimpiadas

Alejandra Silva Carreras  

A cinco meses del acontecimiento deportivo más importante del mundo, las olimpiadas, el territorio del Tibet se rebela contra el gobierno Chino en una de las manifestaciones más violentas que se han registrado en dicho lugar.

De acuerdo con algunos periodistas del diario ingles El Economist que se encontraban en el lugar de los hechos, los manifestantes tibetanas llegaron a tal grado que monjes, depues de haber tomado el centro de la ciudad, incendiaron tiendas y comercios de los Han  (la etnia mas grande en China).

 Ante tales eventos las soldados chinos cortaron las calles y dispararon dejando un saldo –siguiendo la entrevista de Catherine Makino a Pema Gylpo representante oficial del Dalai Lama- de 13 muertos y 80 heridos.

De acuerdo con  Pemea Gylpo el producto del disturbio no son las olimpiadas en si, sino lo que el gobierno Chino pretende hacer con este evento, que es legitimar su gobierno dentro del Tibet a través de la aceptación internacional, por lo que la razón del conflicto es mucho más profunda.

Si revisamos la historia existente entre el conflicto China- Tibet podemos encontrar que todo se despliega a una serie de diferencias culturales y de creencias político-religiosas. El Tibet siempre ha formado parte del territorio Chino, sin embargo, antes de la revolución, su forma de gobierno teocrática era perfectamente aceptada por el emperador.

Con la revuelta comunista -llevada a cabo en los años cuarenta del siglo pasado- y la instauración de una nueva forma de gobierno que seguía los postulados de Marx, el valle del Lasha se transformó en una amenaza para nueva forma de pensar, pues la religión significaba el atraso de la sociedad.

Con la llegada de Mao Tse Tun al gobierno chino se suspendió la enseñanza teológica y se intentó eliminar cualquier indicio cultural, político y artístico que se vinculara con el pasado y si antiguo gobierno imperial. Siendo el Tibet una zona religiosa con fuertes raíces culturales ligadas a la tradición, el lugar se transformaba en una amenaza contra la naciente ideología socialista. Fue así como surgió la represión.

En la actualidad, el gobierno de la República Popular de China no es tan radical como cuando el dictador Mao Tse Tun ocupó el poder, sin embargo el conflicto entre tradición y progreso continúa vigente, pues ha de recordarse que el 2004 se construyó una presa hidroeléctrica en las cuencas del río amarillo (donde surge la civilización china) sin tomarse en cuneta siquiera la cantidad de vestigios arqueológicos e históricos que se perderían cuando las aguas del río aumentaran su volumen debido a la acumulación de agua.

Hoy en día, ya con la presa terminada, se estima que más de una cuarta de documentos, edificios y de artefactos de valor histórico incalculable quedaron perdidos bajo las aguas del Huang-ho (río amarillo).

Así pues, el conflicto existente entre el Lhasa y China va mucho más allá que una mera manifestación contra olímpica, pues todo se reduce a una diferencia de mentalidad y perspectivas culturales.

A lo largo de los años se ha optado por la defensa del Tibet que a sufrido innumerables ataques represivos, pero hay que tomar en cuenta que en la mentalidad del gobierno chino, estos han sido totalmente justificados bajo la bandera del progreso. No digo que la violencia utilizada en contra de un estado pacífico sea razonable, pues la violencia jamás se justifica, ni tampoco que hayan tenido derecho en ocupar y condenar las creencias del Tibet.

Lo que digo, es que las pasadas manifestaciones tienen un trasfondo político, cultural y religioso, mucho mayor del que realmente se cree, y por tanto, el argumentar a favor o en contra de los monjes tibetanos resultaría completamente superfluo, pues para poder entender la raíz del conflicto y tomar una postura, hace falta tener una mentalidad progresista china (que los ha llevado a ser una amenaza económica mundial) o una mentalidad budista tibetana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: