¿La apertura económica?

Alejandra Silva

 

Un ciclo histórico se ha cerrado en Cuba, Fidel Castro renunció anticipadamente a ejercer un nuevo periodo como Jefe de Estado y comandante en jefe de las fuerzas Armadas. Con lo cual, no quiere decir que pierda influencia política, es evidente que esto no puede ser posible, ya que desde el momento en que delegó provisionalmente su cargo a su hermano Raúl Castro en julio de 2006, Fidel se ha visto inmiscuido en las decisiones políticas de la isla y hasta la fecha, ha sido tema controversial de la agenda mediática.

 

Mientras, el país, se enfrenta a la interrogante de qué cambiar y a qué ritmo hacerlo, para preservar el sistema socialista, para algunos analistas políticos pareciera que este acontecimiento se trata de la definitiva transición de poderes. Transición, es el punto de partida; debido a que el 24 de febrero del presente asumió el cargo Raúl Castro como Jefe de Estado y comenzaron las reformas más a fondo, a pesar de que algunas ya se venían haciendo, desde su mandato interino.

 

Líderes políticos alrededor del planeta dieron la bienvenida al cambio en la isla, pero hicieron énfasis en aprovechar esta oportunidad para lograr reformas de fondo en la estructura del Estado cubano.

 

Nace la Cuba post Fidel, un país que se venía gestando desde hace meses en los debates políticos impulsados en todo el país por Raúl Castro, en los que la gente pudo criticar las deficiencias y proponer soluciones.

 

Ahora en la nueva administración en la nueva de Cuba, las esperanzas de una inminente apertura política en la isla son tan ilusorias como fugaces; ante esto el gobierno cubano comenzó a implementar algunos cambios de trascendencia con el objetivo de liberalizar los rígidos controles con base en la economía, introduciendo mecanismos de mercado y facilitar el acceso de la población a adquirir algunos bienes y servicios que se encontraban restringidos.

 

Desde el mando del Raúl Castro como Jefe de Estado legítimo, la población cubana se ha visto beneficiada por la venta libre de computadoras, televisores, reproductores de DVD y demás electrodomésticos que hasta la fecha estuvieron disponibles sólo para extranjeros y funcionarios públicos. Con esta medida, se termina la vieja idea de que el pueblo cubano tuviera el mismo nivel socioeconómico en cuanto a la adquisición equitativa de bienes y servicios.

 

 El gobierno de Raúl Castro parece dispuesto a abrir gradualmente las restricciones económicas y sociales, como principal innovación tras la renuncia de Fidel.
Por su parte, el gobierno de Estados Unidos se niega rotundamente a establecer relaciones comerciales con la Isla. Cuba es el único país del hemisferio donde el gobierno americano ha utilizado un embargo económico total como su principal instrumento político a fin de forzar una transformación democrática.

 

La llegada de Raúl es una forma de promover la salida a la hibernación impuesta por el embargo económico norteamericano y el aislamiento prolongado, sin que ello signifique revertir los avances sociales y educativos logrados en Cuba.

 

El régimen socialista padece de varias de las distorsiones atribuidas al capitalismo, esto ocurre a casi medio siglo de la Revolución Cubana. Las situaciones de exclusión y pobreza generan descontento social, existe una falta evidente de libertad de expresión y un pluralismo político que no deja de ser preocupante, rasgo por el cual la transición democrática no deja de ser sólo una ilusión.

 

Aunque la transición a la democracia liberal, en la cual la libertad individual y los derechos de propiedad están protegidos bajo el Imperio de la Ley, analistas políticos aseguran que esa misma transición está lejos de haberse completado, pero que ya  ha obtenido una mayor estabilidad política y prosperidad económica en Cuba.

 

Por lo cual, son necesarias innovaciones más profundas que tiendan a una mayor libertad y respondan a las expectativas de cambio que pide la mayor parte de la población cubana. Cabe mencionar que la otra parte de ésta, vive resignada y acostumbrada a las restricciones, por lo cual optarían por seguir viviendo el mismo régimen. 

 

 

Hoy en día, Cuba continúa con un régimen dictatorial, con matices de un posible cambio. Las sanciones económicas no son la causa del cambio regional hacia la plena libertad, debido a que han fracasado como instrumento para promover la democracia.


El mayor defecto de la política estadounidense hacia Cuba se basa en la creencia de que el capitalismo democrático se puede exportar a base de fuerza desde Washington a La Habana.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: